(3) Llega el éxito

En 1938 una elección fraudulenta había otorgado la presidencia al candidato de la Concordancia: el doctor Roberto Ortíz, radical antipersonalista, cuyo nombre había sido lanzado en la Cámara de Comerciantes Británicos. EI ''fraude patriótico" permitía mantener firmemente el poder en manos del régimen. Sin embargo, profundos cambios estaban produciéndose en la sociedad argentina.

Figura 25:
 
Tapa de Damas y Damitas del 13 de Diciembre de 1939.

La crisis mundial había afectado fuertemente el equilibrio de la estructura agroexportadora. La oligarquía gobernante intentó rearticular la integración argentina al mercado británico a través del pacto Roca-Runciman. Sin embargo, la disminución de los ingresos provenientes del comercio exterior hizo imposible que el país continuara importando gran parte de los bienes manufacturados requeridos por el consumo interno.

Figura 26:
 
Aviso de automóviles en la contratapa de la revista El Hogar.

Se inició así, un proceso de industrialización por sustitución de importaciones que iría haciéndose cada vez más intenso. Paralelamente, la crisis del agro empujaba mano de obra hacia los centros urbanos -en especial hacia la Capital y el Gran Buenos Aires-, atraída por las posibilidades ocupacionales ofrecidas por las nacientes industrias.

Figura 27:
 
Eva Duarte junto a Alberto en la revista Sintonía de 1939.

La Argentina asistiría, desde mediados de la década del ´30, a un intenso proceso migratorio interno y urbanizador- Esa población, proveniente de las provincias interiores pero también del Litoral, cambiaría sustancialmente la configuración social de Buenos Aires. Se incorporaría silenciosamente a la clase obrera preexistente -de origen mayoritariamente europeo-, sin hallar demasiada cabida en las estructuras sindicales y políticas tradicionales, poco aptas para canalizar ese fenómeno nuevo. En pocos años más, esos sectores irrumpirían en el escenario político, planteando una profunda ruptura con el viejo país.


El radioteatro

Con el radioteatro se abriría para Eva una nueva y mas favorable etapa. En abril de 1939 la revista "Antena" anunció que la Compañía de Teatro del Aire, encabezada por Eva Duarte y Pascual Pelliciotta, daría inicio a un ciclo en Radio Mitre, sobre libretos escritos especialmente por Héctor Blomberg.

Eva tenía 20 años y el éxito comenzaba a acompañarla. Tenía compañía propia y su foto aparecía en las revistas del ambiente, tales como "Sintonía", "Antena" y "Radiolandia".

Figura 28:
 
Eva Duarte de 1939 durante una audición de “Los jazmines del 80” de Héctor Blomberg por Radio Prieto. Fue su primer papel protagonista como actriz de radioteatro.

Poco después debutaba con la obra "Los jazmines del ochenta", romance histórico de la autoría del mencionado Blomberg. Al momento de iniciarse con su propia compañía, Eva supo ser solidaria con algunos amigos con los que había compartido los duros comienzos de su carrera teatral: llamó a Pascual Pelliciotta para desempeñar el principal papel masculino y también a Marcos Zucker. Bien conocía el infortunio de la falta de trabajo y deseaba ahorrárselo -en cuanto pudiera- a sus antiguos compañeros.

Cuando concluyó "Los jazmines del ochenta", la compañía pasó a Radio Prieto y continuó con otros dos ciclos de radio-teatro, también sobre libretos de Blomberg: "Las rosas de Caseros" y "La estrella del pirata".

Figura 29:
 
Aviso de la revista Sintonía anunciando el ciclo “Las Rosas de Caseros” en LS2 Radio Prieto.

Buenos Aires no le resultaba ya tan inhóspita. Extrañaba -eso sí- a su madre y hermanas, a quienes sólo veía en las poco frecuentes escapadas a Junín. Por fortuna, Juancito vivía en la Capital y podía contar con su afecto y su apoyo. También había hecho amistades en el ambiente: a veces compartía su cuarto de pensión con alguna compañera y era usual verla en los cafés céntricos, charlando con otras actrices como Nelly Ayllón o Elena Zucotti.

Figura 30:
 
Tapa de la revista Sintonía de 1939, junto a Alberto Vila.

Por esos años puede ubicarse, sin duda, la anécdota narrada por César Tiempo, acerca de un encuentro entre Evita y el genial escritor Roberto Arlt. Refiere que, habiéndose encontrado con Arlt en la calle Corrientes, ambos entraron al café "La Terraza" y se encontraron allí con dos jóvenes actrices (Eva y Helena Zucotti) a quienes él ya conocía. Se sentaron a su mesa y Arlt, accidentalmente, derramó una taza de café con leche sobre el vestido de Eva. Esta apenas atendió las disculpas y fue al baño a reparar el "desastre". Ya de regreso tuvo un acceso de tos bastante violento y comentó jocosamente:

" -Me voy a morir pronto.

"- No te aflijas, pebeta -intervino Arlt, que tuteaba a todo el mundo-. Yo, que parezco un caballo, me voy a morir antes que vos". (11).

Ambos tenían razón: la vida de Eva no sería larga y Arlt fallecería el 26 de julio de 1942, exactamente diez años antes que ella.

El cine

En enero de 1940 Evita cumpliría cinco años de estadía en Buenos Aires. Ya había comenzado la Segunda Guerra Mundial y sus ecos lIegaban hasta la Argentina, donde todavía gobernaba Roberto Ortíz: a mediados de ese año, con su salud quebrantada y casi ciego, el presidente delegaría el mando en Ramón Castillo, un astuto catamarqueño de filiación conservadora, que se negaría obstinadamente a comprometer al país en la contienda interimperialista.

Figura 31:
 
Tapa de Guión de enero de 1940. Toma original (abajo) de la alemana Annemarie Heinrich.

EI cine nacional transitaba una etapa de lenta afirmación y Eva -ya bastante conocida por sus actuaciones radiales- hallaría en ese medio algunas oportunidades. En el mes de febrero participó en la filmación de "La carga de los valientes", una película dirigida por Adelqui Millar y protagonizada por Santiago Arrieta y Anita Jordán. EI film -uno de los más costosos producidos en nuestro medio hasta ese momento- evocaba la defensa de Camen de Patagones en el año 1827.

Figura 32:
 
Evita Duarte y el jugador de Boca Bernardo Gandulla. Tapa de la revista Cine Argentino, marzo de 1941

Al promediar el año Eva retornó fugazmente al teatro, actuando en el estreno de la obra "Corazón de manteca" de Ricardo Hicken (duró poco en cartelera) y en "La plata hay que repartirla" de Antonio Botta. Esta sería su última actuación teatral.

Figura 33:
 
Tapa de Mundo Argentino de abril de 1940.

Durante el año 1941, filmaría otras dos películas: " El más infeliz del pueblo", protagonizada por el ya popular Luis Sandrini y dirigida por Luis Bayón Herrera y "Una novia en apuros", con Felisa Mary y Pedro Quartucci, que dirigió el norteamericano John Reinhardt. Ninguna alcanzó demasiado éxito de público, pero la segunda mereció algunas críticas favorables.

Figura 34:
 
El filme " Una novia en apuros " se rodó en los estudios Baires Film, bajo la dirección del norteamericano John Reinhardt. Evita hizo de novia suplente, y tuvo como compañeros a Alicia Barrié, Esteban Serrador, Chela Cordero, Teresa Serrador, Felisa Mary y Pedro Quartucci. Se estrenó en el Ambassador el 15 de marzo de 1942 y gozó de buena crítica.
(Texto de Mariano Bayona Estradera )
Ver sitio original

 

Inicio | Previo | Siguiente Imprimir |